viernes, 8 de noviembre de 2013

SOY VENEZOLANO

     Antes que nada debo pedir disculpas a los lectores que siguen mi Blog y la novela, puesto que este no es un escrito referente a la historia... Esta semana no pude terminar el escrito correspondiente pero la situación de mi país no es la mejor actualmente.

     Necesito un medio para expresarme, para desahogarme, y voy a abusar de la confianza de ustedes para hacerlo en este un pequeño espacio personal... Si quieren son libre de compartirlo todo lo que quieran, de hecho les quiero suplicar que lo hagan... que este escrito llegue tan lejos como se pueda... y gracias por ayudarme...

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La verdad no sé cómo comenzar este escrito, que sé que será muy largo para algunos, y para otros demasiado corto. Este es sencillamente un escrito, un grito, un canto para desahogar todo lo que siento…
Quiero decirte primero que no me importa quién eres… Oficialista, oposición, chavista, escuálido, Leones, Magallanes, Tigres, amarillo, blanco, moreno, indio, negro, hombre, mujer, gay, lesbiana, transexual, bisexual, heterosexual, grande, pequeño, viejo, joven, adolecente, adulto… Esto es para todos por igual, esto es para todos los que con orgullo podemos decir y gritar al mundo SOY VENEZOLANO…
Y con eso incluyo a los nacionalizados, no por tener tiempo viviendo en el país, o por las campañas de nacionalización que se han presentado estos años, o por un dinero para conseguir un beneficio… Sino los nacionalizados porque aprendieron a amar nuestra tierra como nosotros la amamos, por la razón que sea… Por nuestro hermoso cielo azul más claro que en los países del norte, nuestras playas tan claras que vemos los peces entre nuestros pies, por nuestras montañas con nieve y un desierto cercano, por nuestra selva y el salto de agua más alto del mundo, por la alegría del Venezolano aún en la adversidad, por nuestra forma de ser…
Y es que últimamente he visto con tanto dolor como las bellezas de nuestro país han sido tan opacadas, por tantas cosas que vienen ocurriendo y ocurriendo sin terminar de explotar nada sino concentrando el dolor en nuestros corazones, quemas de caucho, subidas de precios, accidentes donde dejan morir a las personas por quitarle lo que tenía en su vehículo, asesinatos sin razón, robos en el día a día, defectos de los sistemas de transporte, colas y colas en los mercados para conseguir un kilo de leche para nuestros hijos que son los que están sufriendo…
No se han puesto a pensar en los niños, los que nos ven haciendo esas colas, darnos de golpes con otro Venezolano para conseguir ese alimento que le está faltando a nuestro hijo…  ¿Y es que acaso el otro no tiene hijos?, ¿Ese a quien golpeas y empujas no tiene nietos, sobrinos?... ¿Y qué ocurre con los que tienen hijos que no pueden comer todo lo que comemos? Alérgicos, que no pueden comer por ejemplo leche normal sino especial, o solo harina de trigo porque no pueden comer harina PAN…
Esos son los que más están sufriendo con la Idiosincrasia de los que se comportan de esta manera tan… tan… la verdad no sé cómo decirle a ese comportamiento… ¿Salvaje?, ¿Vivo pendejo?, ¿Violento?... Solo sé que inteligente no es… Y espero que no me vengan con cuentos políticos de que un grupo son unos animales y brutos y blah blah blah, y los otros son unos niños de papi y mami, apátridas, burgueses y blah blah, blah, porque a la hora de la verdad, en las colas están las personas de ambas partes, no solo las de una de ella, en el metro al momento de subirse a los trenes con retraso tanto los que tienen un pensamiento como otro se empujan y “se matan” por subirse, porque en el tren a los Valles del Tuy, al momento de entrar empujando, rompiéndole la pierna a la señora que se cayó (que lo viví en persona), pasar sobre los asientos ustedes no le preguntan al que tienen delante o detrás de que partido es,  porque el precio de las camionetas, de los alimentos que han subido, de los artículos personales, de la tecnología, de todo en general, lo seguimos pagando todos los Venezolanos por igual y en ningún lugar te preguntan: “¿De qué partido es usted? Porque para el partido X cuesta ZZZ BsF pero si es del partido Y le cuesta WWW Bsf”… No… a todos nos hacen lo mismo, sin importar esa idea a todos nos dicen con una sonrisa en su rostro (porque es su deber no porque se burlen o lo disfruten), “El precio es NNN.NNN BsF” y listo…
Tristemente está también muy de moda ahora la frase “Pero tenemos Patria”… Unos lo dicen de modo molesto, otros lo dicen de modo alegre, según su percepción… pero…
¿Qué significa tener patria?... esa frase que tanto se está usando actualmente esconde tras de sí tantas verdades y tantas mentiras…
La patria es ese pedazo de tierra con la que nos sentimos identificados en nuestros corazones… Es la tierra en la que nacemos, el cielo que nos cubre, el aire que respiramos, el sol que nos abraza y nos despierta, la lluvia que refresca nuestro rostro, las nubes que nos refrescan el día caluroso, las playas que acarician nuestras costas, las montañas como parte de esa columna vertebral del planeta, los ríos por los que antes nos bañábamos, las lagunas de las que antes podíamos estar orgullosos, los colores que nos da la naturaleza y nuestros ingenieros y arquitectos buscan resaltar con sus construcciones, la alegría del amor, de un cumpleaños, del nacimiento de un ser querido nuevo en la familia, y el dolor de nuestros corazones al morir un padre, una madre, un hermano, un primo, un tío o tía… Eso para mí es patria, es la tierra que nos ve crecer, que nos da oportunidades, que nos educa, que nos permite ser mejores seres humanos y a la final sencillamente nos hacemos llamar mejores venezolanos… o como dijo Cicerón: “Donde quiera que se esté bien, allí está la patria.”
Y entonces pregunto… ¿Tenemos patria ahora?... ¿Y antes que?...
Seguimos teniendo nuestro cielo sobre nosotros, aunque la rutina no nos haga voltear a verlo en las mañanas al amanecer, seguimos teniendo los ríos, aunque los hemos contaminado a un nivel que no podemos bañarnos en ellos, tenemos ese viento que nos peina camino al trabajo y no disfrutamos por la preocupación de no conseguir un alimento, tenemos el sol que nos seca al salir corriendo de casa porque es tarde, y la lluvia que nos baña cuando el calor nos sofoca aun cuando nos molestamos porque “nos moja” en la calle, seguimos teniendo los colores de las flores, de los árboles, de las aves, seguimos teniendo las alegrías y tristezas…
Yo creo que nuca perdimos nuestra patria como para decir que “Ahora si tenemos patria”, creo que en realidad una parte de los Venezolanos han aprendido a apreciar esta patria en la que han vivido y no le prestaban atención, y de alguna manera quería explicarle a la otra parte que no comparte sus ideas esa felicidad descubierta, pero fue modificado, fue cambada la idea por “un discurso político sin saliva”… convirtiendo algo que debe ser tan hermoso para todos, en algo que solo “algunos pocos” pueden disfrutar… Pero no ven más allá de que todos estamos en la misma tierra, la misma patria, el mismo orgullo. Y los ayudo un poquito con un Político, filósofo y poeta Cubano, José de Martí: “La patria es dicha, dolor y cielo de todos y no feudo ni capellanía de nadie.”
Me encanta cuando escucho a mis amigos decir, “Este es mi país, y a pesar de todo estoy orgulloso de haber nacido aquí sin importar los problemas que tengamos”… Pero muy bien lo decía Henry Geroge, (economista estadounidense), “¿Cómo se puede decir a un hombre que tiene una patria cuando no tiene derecho a una pulgada de su suelo?” Y es que ahora es tan difícil ahora de conseguir un pedacito de tierra donde uno pueda decir que esta su casa, su hogar…
Cumplo mi parte en este momento en recordarte lo que nos pedía Juan Bautista Alberdi: “Recordemos a nuestro pueblo que la patria no es el suelo. Tenemos suelo hace tres siglos, y sólo tenemos patria desde 1810. La patria es la libertad, es el orden, la riqueza, la civilización organizados en el suelo nativo, bajo su enseña y en su nombre.”
No podemos seguir permitiendo vivir en el lugar que queremos llamar Patria como lo estamos haciendo actualmente… No se trata de un partido político, no se trata de una economía destrozada o no, no se trata de personas con dinero intentando que los pobres se queden abajo, o de los pobres que piensan que están bajando a los ricos a su nivel… No se trata del odio a los otros porque no piensan igual a ti…
Se trata de ti, de mí, de él, de ella, de nosotros todos como VENEZOLANOS que somos… Despierta, abre los ojos… Mejoremos cada uno… Amemos nuestra patria, porque quienes no quieren a su patria no quieren a su madre…
Quiten el poder a los políticos, a todos los partidos, oficialista, oposición, intermedio… quítales el poder que tienen… ¿quiénes son ellos para decir lo que quieres decir?
¿Me vas a decir que ellos nos dieron la patria?... entonces te lo digo en este momento como lo canta Calle 13:
“Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.”

Tú no puedes darme o venderme la patria, porque ella me pertenece desde mi nacimiento, tú no puedes comprar lo que está dentro de mí, tú no puedes comprar mi corazón o mis sentimientos, tú no puedes comprar mi voz porque yo la regalo a quien la escucha, tú no puedes comprar mis escritos porque son mi expresión libre a quien quiera leerlo, tú no puedes comprar mi orgullo, tú no puedes comprar mi vida…
Esta es una patria donde compartíamos, donde lo mío era tuyo, donde mi balón de futbol era tuyo cuando jugábamos todos juntos, donde cuando algo se derrumbaba salía le pueblo y lo reconstruía, la patria donde perdonamos mucho, pero malditamente estamos olvidando lo que no debe ser olvidado. Porque somos lo que dejaron nuestros antepasados, nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros bisabuelos, y más atrás somos lo que nuestros guerreros y libertadores dejaron en esta tierra, somos la sangre que se derramó en la batalla de Carabobo, somos la tinta que firmó la independencia, somos la voz de un pueblo que no se deja gobernar por la tiranía, somos la mano de obra que mantiene el país en pie, somos el obrero que saca el petróleo, y la señora que limpia el piso, somos el maestro que enseña a nuestros hijos, somos el orgullo de nuestros padres, somos los héroes de nuestros hijos, somos su forma de ver el mundo, somos su ejemplo a seguir, somos los que tenemos los más hermosos amaneceres aunque no volteemos a verlos, desde que nacemos hasta que morimos, somos los rostros más bellos del mundo, somos el ejemplo de la alegría y la felicidad aún en la adversidad, somos los que sostenemos nuestras banderas con orgullo, somos los que gritamos hace más de 200 años “Que viva Venezuela Libre”, Somos la base de américa latina, nacida desde Venezuela, liberada desde Venezuela, somos libertadores, somos conquistadores, somos siempre los mejores y nadie, absolutamente nadie puede comprar nuestras vidas, a ningún precio…
Tengo ya varios días con una única canción reproduciéndose en mi celular, mi computador, mi trabajo… la comparto aquí con ustedes, porque aunque ya perdí la cuenta de cuantas veces la he escuchado esta semana, los ojos se me siguen aguando, el corazón se me sigue poniendo chiquito, y sigo sintiendo impotencia al no poder dar a conocer al mundo mi voz…

Aquí el video de la canción que escribo su letra más adelante, de Calle 13, en vivo con la sinfónica Simón Bolívar y en su dirección Gustavo Dudamel...


LATINOAMERICA
Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos.
Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.
Tengo mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmalladas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en cuba.
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial,
Porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Você não pode comprar o vento
Você não pode comprar o sol
Você não pode comprar chuva
Você não pode comprar o calor
Você não pode comprar as nuvens
Você não pode comprar as cores
Você não pode comprar minha felicidade
Você não pode comprar minha tristeza

Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
(Vamos dibujando el camino,
vamos caminando)
No puedes comprar mi vida.
MI TIERRA NO SE VENDE.

Trabajo en bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para q te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido,
¡Perdono pero nunca olvido!

(Vamos caminando)
Aquí se respira lucha.
(Vamos caminando)
Yo canto porque se escucha.

Aquí estamos de pie
¡Que viva Latinoamérica!


No puedes comprar mi vida.